Es difícil hablar de cuánto cobra un comercial en términos generales. El sueldo de los vendedores y vendedoras varía en función de muchas variables. El sector es un elemento fundamental: no cobra igual un vendedor por teléfono que un especialista en mercados cautivos.

También tenemos que tener en cuenta una fuerte devaluación de la profesión. Ya hemos hablado de ella, tristemente. Y es un factor que tener en cuenta. Pero con todo, sí es posible tratar de exponer cuánto cobra un comercial en España. Si te has decidido a contratar vendedores, es importante saber unos cuantos datos.

cuanto cobra un comercial

Cuánto cobra un comercial: salario base e incentivos

El salario base de un comercial es una cantidad fija que depende de la jornada. También el tipo de empresa y el sector determinan el salario base de los vendedores. Mientras el mercado inmobiliario ha vivido tiempos de sueldos altísimos, en el otro extremo tenemos a los captadores de telefonía. Incluso algunos captadores a puerta fría carecen de salario base. Una práctica demasiado frecuente en algunos sectores, que desde Trebede.com no podemos recomendar. Ni por ética ni por modelo de negocio.

Los incentivos y comisiones variables de los comerciales son algo más opacos. Algunas empresas tienen un plan de comisiones que se añaden al final de cada ejercicio. Otras son variables y se entregan cada mes. Los planes de incentivos más habituales son por objetivos: si logramos un número concreto de ventas obtendremos un porcentaje fijo como recompensa. Ese porcentaje crece con nuestros objetivos.

Escalabilidad

Para establecer cuánto cobra un comercial la experiencia es importante. Más que la experiencia, se valora la cartera de clientes que puede aportar. Incluso si su empresa anterior usaba un programa de gestión comercial online, es normal que un vendedor tenga una agenda de clientes de confianza. Más que el nombre y dirección de un cliente, lo que una empresa pagará por ese fichaje es la relación de confianza que tiene ya con ellos.

La mayoría de empresas funciona en un sistema de escala. Las ventas de los comerciales junior benefician a sus líderes de equipo. Con el tiempo, el comercial va beneficiándose de su mayor volumen de clientes y mercado. Hace más números y gana más incentivos. Además, los comerciales junior que han entrado tras él aportan a sus beneficios. También tendrá que entrenarles y dedicarles tiempo. Por eso se entiende la escalabilidad del sector.

Sectores y territorios donde trabajar como comercial

Aunque las grandes ciudades demandan siempre más vendedores, el territorio de ventas está subordinado al sector. Para un comercial que está comenzando su carrera, lo normal sería entrar a trabajar en sector servicios o gran consumo. Es ahí donde sus cualidades podrán brillar a pesar de su falta de experiencia. Si ha elegido una empresa solvente, es muy probable que desde el principio disfrute de buenos incentivos.

Se puede decir que el trabajo de un comercial es más estable cuanto más especializado es su sector. Sin embargo, en sectores como gran consumo, editorial o viajes se valora la estabilidad. Los clientes de este sector hacen demandas constantes y no hay nada que moleste más que tener que cambiar constantemente de interlocutor.

En el sector inmobiliario se mueven grandes salarios, pero a la vez tiene una alta rotación. Los contratos suelen ser de seis meses y renuevan en función de los objetivos. Los vendedores de vehículos y motor disfrutaba de contratos más estables. La tendencia, sin embargo, resulta en contratos renovables cada cierto tiempo y en subir el variable, bajando el salario base.

¿Quieres tener una actividad comercial eficaz?
Prueba nuestra herramienta:
Share This