En numerosas formaciones para jefes de equipo comercial se dedica al menos una charla a crear cultura de empresa. Aunque todos estemos de acuerdo en que es importante pensar en qué significa nuestro negocio, el concepto “crear cultura de empresa” puede resultar volátil. ¿Qué significa crear cultura de empresa? ¿Tener una sesión de coaching en el campo? ¿Llevar la chaqueta del mismo color? ¿O participar en eventos que parecen festivales de rock?

Crear cultura de empresa

Steve Ballmer, de Microsoft, la creaba así (haz click en la imagen)

En realidad es mucho más sencillo. Crear cultura empresarial significa definir internamente los valores que comparte todo el equipo. No basta con vender un producto. ¿Qué producto? ¿Por qué este, y no otro? Sobre todo ¿de qué manera lo vendemos? ¿Qué estamos dispuestos a hacer… y que no? Todas estas preguntas se pueden resumir como valores, identidad, principios y método de trabajo. Y, de nuevo, todo esto, en definitiva, son datos de gestión empresarial.

Crear cultura de empresa: ideas, métodos y valores

Dicen que la cultura empresarial es un conjunto normas no escritas. Sin embargo, desde Trebede.com apostamos por lo contrario. No se trata de poner un panel de reglas en una cartulina. Tampoco incentivamos a nuestros trabajadores con estrellas doradas… Y sin embargo, en numerosas empresas se distingue visualmente a la vendedora o administrativa de mejores resultados. Esto también es crear cultura de empresa. Y siempre es beneficioso analizarla, o sea, registrarla en nuestro programa de gestión comercial.

Poder registrar nuestras ideas de empresa es un paso fundamental, de hecho, para mejorar y optimizar un plan de negocio. Los hábitos de cada día deben formar parte de los análisis de datos del jefe o jefa de equipo. De nuevo: no se trata de poner un cartel que diga “La pausa del café no superará los 20 minutos”. Pero sí se trata de saber por qué un día nuestra gente necesita hacer más pausas y otro menos.

El reto fundamental de cualquier líder de equipo consiste en convertir los hábitos del día a día en procesos eficaces de trabajo. O dicho de otro modo, transformar las ideas y valores en estrategias de venta. En eso, y no en ningún truco mágico, consiste crear cultura de empresa. Ningún equipo comercial confiará en jefes o gerentes que dictan un día una cosa y otro día otra. 

Prioridades a la hora de crear cultura empresarial

Las reglas y cultura de empresa también evolucionan con el tiempo. Aunque algunos valores serán innegociables, otros irán creciendo igual que crece nuestro equipo: gracias a la incorporación de nuevas personas con sus propios valores y metodologías personales. Teniendo esto claro, las prioridades para crear cultura de empresa deben pasar por:

  • Algo tan técnico y que necesita tanto coaching como PENSAR. ¿Cómo me gustaría que fuera mi empresa? ¿Cómo me gustaría encontrar el local al venir a trabajar? ¿Qué ambiente de trabajo quiero vivir?

Muchas veces encontramos amigos que nos pasan fotos de algunas start-ups con ambientes sui generis. Esos sofás, esas masajistas o futbolines, nos gusten o no, cumplen una función. Definen a las empresas que los utilizan y a las personas que allí trabajan. Puede ser nuestra identidad o no. Pero debemos encontrar la nuestra.

  • Transformar esas ideas en VALORES. Códigos de conducta. Qué hacemos y qué no estamos dispuestos a hacer por un proveedor o un cliente. Cómo nos tratamos en equipo. Cómo incentivamos… Todo son valores.

Sobre todo, debemos ser coherentes. Habrá personas que no quieran trabajar con nosotros a causa de nuestros valores de empresa. También habrá otras que sí. Eso es inevitable, pero también es positivo para todos a largo plazo.

  • Implantación de metodologías propias. Cada empresa funciona de una manera determinada. Estos métodos de trabajo se pueden pulir, pero en definitiva son parte fundamental de la cultura de empresa.

Establecer conductas resulta positivo si se hace de forma transversal. Esto es, en todos los departamentos y no solamente en ventas o atención al cliente. Siempre insistimos en que todo el equipo es importante, tanto para incentivar como para establecer métodos de trabajo. Sobre todo, analizándolos y poniéndolos en cuestión junto a nuestros trabajadores.

Es importante para los comerciales crear cultura de empresa desde la primera visita al cliente. Y para los jefes de equipo y personal, crear cultura de empresa incluso en la contratación. Informar a las candidatas de nuestros valores y métodos y comprobar ambos si nos ajustamos a los ideales del otro. Igual que buscamos perfiles afines de cliente, también lo hacemos de equipo.

Comprueba como nuestra herramienta puede mejorar tu gestión
Share This