“Aquí todos sabemos a qué hora se entra pero nunca a qué hora se sale”. Esta filosofía de empresa todavía está muy presente en nuestro mercado. Sin embargo, aunque pueda parecer lo contrario, sus días están contados, también en la gestión comercial. Desconectar del trabajo es tan importante como concentrarse en él. Mucho más en el mundo de las ventas, que a menudo se lleva muchas horas de más.

desconectar del trabajo

¿Sabemos desconectar del trabajo?

Desconectar del trabajo puede ser difícil cuando se es autónomo. Si somos jefes de equipo comercial, también, ya que necesitamos nuestros incentivos, y de nosotros depende nuestro equipo. En este último caso, si gestionamos bien nuestra planificación de equipos comerciales, podremos desconectar nosotros y nuestro equipo de ventas. Desconectar del trabajo influye también en nuestra salud laboral.

Desconectar del trabajo no significa dejar el trabajo. Por supuesto, las vacaciones están para descansar, pero también las horas del almuerzo, o el tiempo que dedicamos entre semana al deporte o al ocio. Si estás leyendo esto y exclamas “¡Ojalá tuviera yo tiempo para el gimnasio o dar un paseo por ahí!”… Bueno, nosotros no vamos a decirte cómo gestionar tu tiempo, pero cada vez más expertos recomiendan un mínimo de una hora al día sin móvil, portátil ni agenda.

Desconectar del trabajo si eres freelance

Muchos agentes comerciales son autónomos o pequeños emprendedores con uno o dos socios. En estos casos es todavía más difícil lograr esa hora al día sin móvil. Pero es necesaria si queremos que el resto sea más productivo. De nuevo, nuestro programa de gestión comercial viene en nuestra ayuda.

  • Cumplir el horario es vital. “Echar horas” puede ser necesario puntualmente, pero convertirlo en costumbre puede costarnos la salud y la calidad del trabajo. Con la carga de trabajo de la semana podremos planificar mejor las horas que vamos a trabajar cada día. Así podremos compensar el tiempo y prevenir imponderables. Un sistema de alarmas nos ayuda a no olvidar, y a no invertir tiempo en recordar.
  • Apagar el móvil. ¡Y dejarlo lejos! Hay momentos del día en que necesitamos dejar de ser trabajadores para ser madres, padres, pareja, amigos, amos de nuestros perros o compañeros de equipo. Si hemos hecho los deberes con nuestra planificación comercial, nos habremos ganado esos momentos.
  • Madrugar es bueno. Si nuestros clientes no madrugan, nosotros podemos cumplir otras tareas y ponerlas al día antes de las visitas.
  • La hora del café. Quizá no una hora, pero una pausa breve sí. Muchos freelances trabajan por ciclos: repaso de la semana de 8 a 10. Pausa café. Llamadas de seguimiento de 11 a 13. Pausa para almorzar.
  • Prioridades. En la misma medida, nuestra gestión comercial debe estar planificada por prioridades. Estas cambian cada semana: unas veces por tiempos, otras por clientes, y así. Trabajar por prioridades nos ayuda a cumplir los objetivos.

¿Desconectar del trabajo es salir de la oficina?

A veces sí, a veces no. Muchos coaches recomiendan dar un paseo o hacer algunas gestiones en nuestra cafetería o parque favoritos. Es un buen consejo, pero supone varios riesgos. En primer lugar, acabamos confundiendo tiempo de descanso con tiempo de trabajo. Desconectar del trabajo es precisamente eso: desconectar del trabajo. No “conectarse en otra parte”. Conlleva además más distracciones en el uso de nuestros datos comerciales. Quizá esos detalles de las llamadas a clientes que en la mesa sí registramos en el CRM.

Por otro lado, cambiar de ambiente nos aporta una distensión que mejora nuestro estado de ánimo, y eso también es importante. Sobre todo en el caso de comerciales, que debemos hacer muchas horas de camino al cliente y tenemos por delante otras tantas de seguimiento. Lo ideal es incluir esos “cambios de aires” en el tiempo de trabajo, y dejarnos otra pausa para desconectar de verdad.

Desconectar del trabajo es una necesidad y un derecho. Recordemos que las guardias al teléfono son un extra que se paga como tal. Si además dirigimos una empresa o un equipo comercial, asumir ese derecho nos ayudará en muchos más sentidos. Relajaremos el ambiente laboral y daremos un ejemplo positivo a nuestra fuerza de ventas. Y una buen relación de equipo es la clave de cualquier éxito de ventas.

¿Quieres tener una actividad comercial eficaz?
Prueba nuestra herramienta:
Share This