Un correo de autorespuesta es mucho más que una herramienta de tiendas online. Es más, toda empresa debería tener preparadas sus autorespuestas para sus contactos comerciales o aliados. Escribir una autorespuesta es sencillo si se tienen en cuenta unas pocas reglas básicas.

Si alguna vez has comprado online (o simplemente suscrito a un newsletter) habrás recibido un correo de bienvenida. Los mails de autorespuesta son plantillas de correo electrónico con información básica: contraseña, avisos legales… Pero su función, más que informar, es fidelizar al cliente. La clave para lograrlo es hacer sentir al cliente cómodo e impulsarle a interactuar con nuestra empresa sin llegar a presionarle en exceso. Y esto es todo un arte.

El exceso nunca es bueno

Insistir en exceso no nos favorece

Cinco pasos básicos para escribir nuestras autorespuestas

Podemos escribir autorespuestas para muchas acciones: dar la bienvenida y agradecer una compra son las más corrientes seguidas de lo que en marketing se llama call-to-action, recordar a nuestros contactos que estamos ahí e impulsarles a… ¿comprar? A veces. En otras ocasiones, es muy útil impulsarles a responder una encuesta o visitar una página de novedades. Resulta menos agresivo para esos clientes antiguos o perezosos y fomenta la relación con nuestra empresa. A partir de ese momento podemos enviarles una oferta personalizada para ellos.

Y este es el primer paso fundamental para escribir una autorespuesta: que no parezca una plantilla.

Las autorespuestas pueden programarse o no: programar una autorespuesta tiene la ventaja de no tener que pensar en los envíos. Sin embargo, combinando correos y alarmas en nuestro programa de gestión comercial online obtenemos la posibilidad de personalizar cada correo sin olvidarnos, gracias a la alarma. Así podemos personalizar nuestra plantilla de autorespuesta para ese contacto en especial, sin tener que redactarlo desde cero, y enviando los correos directamente desde nuestro CRM.

El segundo paso incluye dar la información correcta: en caso de comercios hay que incluir los datos de compra, incluyendo método de pago y sobre todo plazo estimado de envío y forma de contactar con nosotros. La transparencia es fundamental siempre, también al escribir autorespuestas.

El tercer paso habla de esa llamada a la acción: preguntemos al cliente si está satisfecho con el servicio. Esto se puede hacer en otro mensaje, unos días después de efectuada la compra.

Por último, no debemos olvidar nunca recordar al cliente los productos o servicios que le interesaron en su momento y que ha dejado de comprar o no terminó de hacerlo. Recuperar una compra es bueno: saber por qué no se hace efectiva es incluso mejor a largo plazo, pues nos permite mejorar y crecer. Escribir buenas autorespuestas, y personalizarlas al máximo para nuestros contactos, es una manera sencilla de distinguirnos de la competencia y establecer relaciones transparentes y duraderas.

 

¿Quieres tener una actividad comercial eficaz?
Prueba nuestra herramienta:
Share This