Todos los que nos dedicamos a negocios digitales debemos estudiar periódicamente qué hacer con la protección de datos. La protección de datos en marketing conlleva obligaciones legales, pero también éticas. ¿Hemos pensado en todo esto antes de lanzarnos con ese newsletter o esas promociones? En Trebede.com lo tenemos muy claro: tus datos son tuyos y de nadie más.

Protección de datos en campañas de marketing

En todos los órdenes de la vida, el límite entre qué hacer y qué no hacer suele marcarlo el sentido común. O sea, el menos común de los sentidos. También entre qué hacer y que no hacer como comerciales y empresarios. En el caso de las campañas de marketing, tanto digitales como tradicionales, ocurre lo mismo. A todas las empresas nos marca el camino el Reglamento Europeo de Protección de Datos. Éste engloba nuestra LOPD, y va un poco más allá.

proteccion de datos en marketing y crm

Y esto es un poco excesivo, ¿verdad?

Para comprobar hasta dónde llega el olvido del sentido común, la propia LOPD reza así: Todas las personas tienen derecho a que no se “comercie” libremente de sus datos personales, a que no les vulnere el derecho a su intimidad, y a no ser victimas del quebranto de su confidencialidad.

Estos son elementos básicos de la protección de datos en marketing. Para el mundo de las ventas, siempre nos planea la tentación del «bombardeo». Es perfectamente legal si una empresa utiliza su base de datos para el envío masivo de publicidad, siempre que los haya pedido al usuario. El límite lo marca la paciencia del cliente. Aquí entra en funcionamiento el sentido común. ¿Nos molestaría un mail diario de una empresa de confianza? Quizá no. Pero probablemente acabemos por convertirlo en rutina y ni nos paremos a leer.

Por eso, más allá de las obligaciones legales, proteger los datos de nuestros clientes como de nuestros prospectos ha de ser una prioridad. Todos los usuarios tienen claro qué quieren en su correo o redes sociales y qué no. Distinguen perfectamente un uso inteligente de los datos que les hemos pedido de otro que no lo es. Y saben perfectamente cuándo abusamos de sus datos para intoxicarles con publicidad no deseada.

Las 5 Líneas Rojas de la protección de datos en marketing

Cuando pedimos los datos de nuestros contactos para enviarles correo y nuestra newsletter, el equipo de Trebede.com tenemos claras varias líneas rojas. No necesitamos tenerlas leídas en el BOE _aunque hemos estudiado cuidadosamente qué nos pide la Ley de Protección de Datos_. Aplicamos el sentido común y la responsabilidad que nos dais cada vez que enviáis nuestro formulario de contacto.

  1. Nunca debes solicitar datos personales que no sean pertinentes para el envío de tus campañas.
  2. Nunca debes enviar campañas a personas cuya legitimidad para el tratamiento no puedas acreditar.
  3. Nunca debes compartir información personal de tus usuarios con nadie. Excepto para cumplir con la ley, o en caso de que cuentes con su autorización expresa.
  4. Nunca debes utilizar datos personales de usuarios con una finalidad diferente a la expresada.
  5. No debes enviar campañas de mail marketing ocultando tu identidad o la de tu empresa.
  6. Y por supuesto, nunca debes vender, ni alquilar, ni traficar con la base de datos que han depositado en tu empresa.

Otra norma básica para la protección de datos en marketing es que cualquier usuario tiene derecho a acceder a sus datos personales en todo momento, así como a solicitar la rectificación de los datos inexactos. O en su caso, solicitar su supresión cuando ya no sean necesarios para los fines que fueron recogidos. Puede que simplemente, nuestra relación comercial haya terminado o que ya no le interese lo que hacemos. Tiene derecho a ello, como cualquiera de nosotros.

El Dato-Consejo

En nuestro programa de gestión comercial online disponemos de varias etiquetas creadas expresamente para la protección de datos en marketing. Nos resultan muy útiles. De esta manera, agrupamos a nuestros contactos como Envíos Generales, Sólo Newsletter, No enviar mails, o cualquier otra cosa que nos indiquen. En cada nueva comunicación, debes informar de tu identidad (o la identidad del responsable), la finalidad de la información y cómo los destinatarios pueden ejercer sus derechos.

¿Quieres ganar en control y tranquilidad?
Prueba nuestra herramienta:
Share This