Un monitor de montaña me dijo una vez: «haz de tu mayor defecto tu mayor virtud». Es una enseñanza que no he olvidado, ni en la montaña ni en el trabajo. Trebede.com hace un CRM fácil, pequeño, local. Y ahí es donde tenemos nuestro punto fuerte, en lo local. Convertir las objeciones en segmentación de clientes es hacer de tu «defecto» tu mayor virtud.

convertir objeciones en segmentación crm

Cinco etiquetas de segmentación CRM que eran objeciones de clientes

Cuando repetimos nuestro lema, «Tus datos valen», nos referimos a esto mismo. Las objeciones de los clientes son información clave para vender. Quizá no a ese cliente, pero sí para vender a otros. Estas etiquetas logran convertir las objeciones en segmentación. Otro pequeño «truco CRM».

¿Quieres empezar ahora?

Prueba nuestro CRM y empieza a organizar tu productividad

 

1.- No me interesa

Un NO real con todas las letras. Existen. De verdad. Clientes que NO quieren nuestro producto y que no vamos a convertir… o a veces sí. ¿Cuándo ese NO es una objeción simplemente? Cuando NO significa «no eres prioritario». Si podemos lograr una llamada de seguimiento, ese NO podrá llevarnos a un SÍ.

¿Qué hacemos con el NO que es realmente un «NO»? Convertir esa objeción en segmentación CRM. La etiqueta «No interesa» nos permite saber qué perfil de cliente nos rechaza. Si la combinamos con otra de estas etiquetas CRM lograremos, en pocas semanas, un perfil determinado de quién nos compra y quién no.

¡Y no hay que tener miedo a la segmentación CRM! Las etitquetas son gratis, y podemos usarlas sin límite.

2.-Hablamos la semana que viene

Convertir esta objeción en segmentación CRM es muy habitual. Pero no la convertimos en etiqueta, sino que ponemos un color específico en el calendario. Así diferenciamos estas visitas de seguimiento, al menos las dos primeras.

Después veremos si se convierten en: «No interesa» (nuestra segmentación CRM nº 1). «No tiene tiempo» (necesita más seguimiento). «Busca CRM ágil» (grandes equipos comerciales con soluciones específicas) o alguna más.

3.- Mándame un mail y ya si eso

La segmentación CRM es «Mandar email». A veces ni siquiera nos piden «mandar un email», sino enviar un mail a otra persona. Pues bien, con esto también vamos a convertir objeciones en segmentación. ¡Ya tenemos un posible prescriptor!

Un mail es una tarea comercial como cualquier visita. Si vamos a enviarle la demo gratuita de nuestro CRM fácil para empresas, lo haremos en un mail personalizado, breve y conciso. Y con un anuncio: «te llamaré en X días para ver cómo te va».

¿Quieres empezar ahora?

Prueba nuestro CRM y empieza a organizar tu productividad

 

4.- Uy, prefiero utilizar…

Convertir objeciones como esta en segmentación CRM nos da muchas opciones. «Utiliza Excel». «Utiliza tal CRM de la competencia». Son dos etiquetas con perfiles diferentes. Si hace su gestión de clientes con Excel le haremos un seguimiento. Si utiliza un gran CRM de la competencia, le haremos otro.

El cliente que utiliza Excel necesita una solución CRM fácil que simplifique su trabajo. Un solo programa y no mil excels. Copias de seguridad en la nube. Actualización automática…

El cliente que utiliza a nuestra competencia tiene a su disposición un CRM sencillo, más económico, y más ajustado al día a día. No lo tenemos todo: tenemos el CRM que necesita.

En ambos casos iremos viendo si este 4.- se convierte en 1.- o en nuestra etiqueta principal: Cliente. Pero, incluso si no lo son, también estaremos obteniendo datos comerciales valiosos.

5.- Voy a pensarlo…

De esta objeción también salen varias etiquetas. Convertir objeciones en segmentación CRM consiste en saber qué quiere decir el cliente. En este caso, «me lo voy a pensar» se convierte en todas estas etiquetas:

  1. No interesado.
  2. Necesita seguimiento. Programamos cita en el calendario CRM.
  3. Negociar precio.
  4. Aportar valor.

Y seguro que se nos ocurren más conforme utilicemos más y más el CRM fácil para empresas en el día a día. Estos clientes, en su mayoría, quieren pensarlo. Por eso es tan importante acompañar su decisión. No hay que temer insistir: si insistimos y no les interesa, lograremos que nos lo digan.

Con la práctica, esta segmentación CRM acaba aportándonos ventas. Para cerrar esas ventas la clave no es la perseverancia (que también). La clave para vender son los datos. Tus datos valen. Y convertir objeciones en segmentación es darle valor a los datos. Y en definitiva, vender.

¿Quieres ganar en control y tranquilidad?
Prueba nuestra herramienta: