El email marketing es una tarea fundamental para cualquier negocio. Incluso si somos profesionales multicartera y queremos crear marca personal, es un aliado básico. Gestionar el email marketing lleva tarea, atención y un punto de estrategia. Sobre todo estrategia, ya que necesitamos generar contenidos para comunicar, pero saber muy bien cómo dirigirlo, cuál es nuestro público y qué quieren leer. No es muy diferente a las estrategias de captación de clientes.

¿Para qué queremos gestionar el email marketing?

Siempre que pensamos en gestionar el email marketing nos viene a la cabeza la newsletter. Obviamente es una de las piezas clave de cualquier estrategia de mailing, pero ésta nos da para mucho más. Por eso insistimos en que estos correos sirven para mucho más que contar cosas o generar contenido (que también). Contar con un CRM para gestionar el email marketing nos sirve para afinar esta estrategia de la que hablamos.

Todas las empresas recibimos a diario información de los clientes, de los proveedores… Recibimos cientos de datos. Todos esos datos son KPI, puntos de interés que debemos ir conociendo y puliendo. De todos ellos irá surgiendo la evolución de nuestros contenidos. Y es a esto a lo que llamamos gestionar el email marketing. Pero para lograr resultados necesitamos un buen sistema de gestión, y eso es lo que nos aporta un programa de gestión comercial. O lo que es lo mismo: del feedback de recepción surgirán nuestras próximas newsletters y mailing.

¿Qué no hacer con nuestro mailing?

  1. Envíos masivos de correo. Al gestionar email marketing, más no siempre significa mejor. De hecho suele ser al contrario. Es más útil segmentar por listas nuestros lectores y enviarles aquello que quieren recibir. Es complicado distinguirlo, pero nuestras viejas amigas las Etiquetas nos ayudarán.
  2. Pasar de los informes. Tanto si enviamos nuestra newsletter con un gestor externo como si gestionamos nuestro email marketing directamente con nuestro CRM, debemos prestar atención. Quién abre nuestros correos. ¿Hacen click o no en los enlaces? ¿Responden a las llamadas de atención?
  3. Newsletter, newsletter, newsletter. Es cierto: necesitamos enviar nuestro boletín, pero no podemos quedarnos en eso. ¿Hemos pensado en otro contenido? Mensajes breves, fichas coleccionables, eBooks…

 

… y ¿qué hacer?

  1. Segmentación de los usuarios. Todos nuestros contactos tienen relación con nosotros. Pero todos nuestros contactos son personas diferentes, con gustos, necesidades y tiempo distintos para prestar atención a esa relación. Si clasificamos los contactos con las etiquetas adecuadas, nos será más fácil enviarles correos que les interesen.
  2. Preguntar. Si vamos a implantar una nueva estrategia de mailing, siempre podemos enviar un correo masivo a los receptores y pedirles su autorización para enviarles ese nuevo correo. ¡Y hacer caso a quienes nos respondan! Es mejor empezar un mailing con cinco suscriptores que perder cinco suscriptores a la semana.
  3. Campañas específicas. Gestionar el mail marketing también toca a nuestra creatividad. Hacer campañas puntuales, más allá de las promociones o anuncios, es importante para fidelizar cliente. También para potenciar nuestra marca. Para eso es básico conocer a nuestros contactos. Adaptar nuestros correos a sus gustos, y no al revés.

 

El Dato-consejo

Gestionar el email marketing abarca creatividad, estrategia y también análisis de datos. Pero siempre debemos recordar que mailing signfica crear contenidos de valor para nuestros clientes y contactos. Enviarles correos electrónicos atractivos e interesantes para ellos. De nada sirve analizar mil estadísticas si no tenemos en cuenta lo que vamos a contar.

 

Comprueba como nuestra herramienta puede mejorar tu gestión
Share This