Muy a menudo nos llegan nuevos clientes que quieren adquirir nuestro programa de gestión comercial online para controlar a su gente. Aunque pueda parecer tirar piedras contra nuestro tejado, les desaconsejamos que lo hagan. ¿Por qué? Porque la principal función de un CRM nunca es controlar a los comerciales.

A nadie le gusta que le controlen. A nosotros no nos gusta. A ningún jefe de equipo le gusta. Sin embargo, muchos gerentes sí quieren controlar a los comerciales. Cuando ha llegado el momento en que crees que tu negocio sólo puede mejorar controlando al equipo, es que algo va mal en tu empresa. Y no va a mejorar con un CRM online.

CRM Fácil para controlar a los comerciales

¿De verdad quieres que te vean así?

No hacemos CRM fácil para controlar a los comerciales. Hacemos CRM Fácil, y usamos CRM Fácil, para mejorar la gestión comercial de las empresas. También para que los comerciales mejores su trabajo día a día. Y esta tendencia, sana para las personas y los negocios, es la que se impone. Cada vez más comerciales piden CRM para mejorar su trabajo.

CRM Fácil para la profesionalización del vendedor

Decimos que es una tendencia “sana” porque el CRM aporta valor de empresa. Un comercial o una vendedora no están “haciendo algo”. Tienen un oficio, una profesión. Igual que un trabajador necesita herramientas específicas, también el comercial. Es un profesional, en todo el sentido de la palabra. Necesita herramientas de este siglo para dar valor total a su trabajo, y a nuestro negocio.

Usar CRM para controlar a los comerciales es como espiar por el visillo. ¿Quieres saber qué apuntan los comerciales en sus agendas? Quizá hay que echar marcha atrás y repensar esta idea. Porque tener a tu equipo apuntando citas en una agenda y papelines amarillos es… mejorable.

¿Qué queremos “controlar” con un programa de gestión comercial?

Con un CRM podemos controlar al personal. ¿Pero queremos controlar al personal o las ventas de nuestra empresa? En Trebede.com nos vemos a menudo haciendo de consultores para los clientes. Además de vender programas de gestión tratamos de implantar buen uso del CRM Fácil.

Precisamente, un buen uso del CRM, en nuestra opinión, es ordenar la mente. Salir de la visita y anotar lo antes posible lo que ha ocurrido, y el siguiente paso que vamos a dar. Esto no lleva más de dos minutos. En efecto, esta información es vista inmediatamente por el jefe de equipo. Pero la mayor ventaja son esos dos minutos de reporte y planificación.

Esto hace que el trabajo de informes al final del día o de la semana sea innecesario. Es un ahorro de tiempo para el vendedor y para la jefa de equipo. Todo comercial sabe que si no vende puede justificar su trabajo. No se ve en peligro por falta de ventas: los datos que mete en el CRM Fácil trabajan para él. El ambiente de la empresa mejora notablemente.

¿Entonces es necesario un CRM?

Necesario no, imprescindible. No necesitamos un CRM para controlar a los comerciales. Si necesitamos un CRM fácil es para controlar nuestro negocio. Todo el mundo tiene claro que en cualquier empresa hay que apuntar que se vende un tornillo. Así controlamos el dinero. Tampoco es algo que dependa de la cantidad que ingresamos. Ya está asumido que es imprescindible. Lo necesitamos para la contabilidad, para gestionar el stock, para saber qué vendemos… Esa información es de la empresa y nadie lo pone en duda.

Sin embargo no está tan claro que una visita de un comercial a un prospecto haya que anotarla en ningún sitio. Pero de esa visita puede que salga una relación comercial, y dinero para nuestra empresa. Es tan importante como ese tornillo. De modo que si adquirimos un CRM Fácil, que no sea para controlar a los comerciales. Que sea para ayudarles a hacer lo que mejor saben: vender nuestro negocio. ¿Es sano y necesario? Claro que lo es.

Comprueba como nuestra herramienta puede mejorar tu gestión
Share This