¿Buscas un artículo de autoayuda? Este NO lo es. No vamos a poner fotografías de paisajes, ni de escalada, ni a decirte «persigue tus sueños». Sabemos que la del comercial es una carrera de fondo. Que la nuestra es una profesión dura. Si quieres trabajar tu automotivación para sentirte bien y vender mejor, entonces sí, has llegado al post adecuado. Vamos allá.

Técnicas de automotivación para comerciales

La motivación es la herramienta que nos ayuda a provocar en nosotros un objetivo. También para mantenerlo. Mantener la motivación del equipo de ventas es una tarea básica del líder de equipo. En el mundo real podemos repetir que somos los mejores… pero es que no siempre los mejores ganan. O no ganan cuando ellos quieren.

La automotivación para los comerciales es también una cualidad básica. Nos sirve para prevenir la presión comercial. Mantiene nuestro interés, mejora nuestra salud laboral y nos mantiene cerca de nuestro objetivo: vender.

El consultor y formador Francesc Ricart dice de la automotivaciónCuando queremos algo muchas veces el acicate inicial es muy fuerte y nos basta para empezar. Pero con el tiempo se va diluyendo y es entonces cuando nos tenemos que servir de nuestra materia gris.

Las técnicas de automotivación para comerciales nos ayudan a superar las fases de «bajón» que todos sufrimos. Aquí presentamos unas pocas, pero cada cual puede y debe encontrar aquello que más le ayude. 

1. Asumir responsabilidades

Asumir las consecuencias de aquello que no hemos hecho bien nos ayuda a preparar la mente. Nos convierte en autores de nuestras acciones. Por lo tanto, también nuestros éxitos serán nuestros. Por supuesto, tenemos que contar con nuestro equipo y pedir ayuda si lo necesitamos. 

¿Y cuando nuestros fallos son, efectivamente, fruto de las circunstancias? También en este caso nos ayuda. Cuanta más sensación de control tengamos, mayor será nuestra resiliencia y fortaleza. Sacar una actitud positiva nos resultará más sencillo.

2. Objetivos realistas

Es mucho más saludable marcar objetivos accesibles. La automotivación para comerciales es un proceso orgánico. Más vale alcanzar seis metas pequeñas en el año que ponerse metas inalcanzables. Establecer pequeños objetivos nos llevarán de un hito a otro. Analizar los informes en el CRM online cada mes es una forma de ir avanzando.

¿Quieres empezar ahora?

Prueba nuestro CRM y empieza a organizar tu productividad

 

 

3. Autoincentivos

Si existe la automotivación, también los autoincentivos. Celebremos esas pequeñas victorias del día a día premiándonos a nosotros mismos. Esos premios no tienen por qué ser únicamente materiales. A lo mejor lo que necesitamos tras cumplir ese objetivo es pasar una tarde leyendo.

4. ¿Qué nos desmotiva?

Otra clave de la automotivación para comerciales es analizar los factores desmotivantes. Puede que los objetivos del equipo no estén claros. O que simplemente el espacio de trabajo sea poco saludable. Poner en la balanza aquello que nos desmotiva nos permite ver, a su lado, los elementos motivadores.

5. Conciliación personal y familiar

«No por mucho madrugar amanece más temprano». Recordemos este viejo refrán castellano. Cumplir objetivos desafía nuestro lado más competitivo. Nos produce adrenalina, y de ello dependen nuestros bonos de incentivos.  Pero tratar de cumplir a toda costa, «echar horas» sin ton ni son, puede acabar con los objetivos, y probablemente con nuestra salud.

La verdadera productividad consiste en sacar el cien por cien de nuestro trabajo en su horario. Salvo imponderables, debemos ser capaces de dedicarnos tiempo. A nosotros mismos y a nuestras familias. Esto nos servirá para cargar pilas y volver a por la meta de mañana.


¿Quieres ganar en control y tranquilidad?
Prueba nuestra herramienta: