Pues sí. Hemos pasado de los anuncios por palabras a echar mano de una app a ver qué hay por la zona. Quien más quien menos estamos utilizando Wallapop, ya sea para vaciar el trastero, conseguir ese juguete que desapareció con nuestra infancia o incluso vender nuestros productos profesionalmente. Quizá no todos vayamos a encontrar clientes en su app, pero podemos aprender mucho sobre ventas en Wallapop.

Por si os lo estáis preguntando, no. Wallapop no tiene nada que ver en esta publicación, ni patrocina este contenido.

¿Qué podemos aprender sobre ventas en Wallapop?

La mayor enseñanza sobre ventas que una plataforma de segunda mano nos ofrece es que todos tenemos algo que vender. Sin embargo, no todos sabemos vender. Cualquiera que haya utilizado estas apps habrá topado con más de una historia para no dormir. Gente que regatea, vendedores que no llegan a la hora… Son las caricaturas de las ventas profesionales, en las que también nos encontramos malos profesionales o, más a menudo, malas prácticas.

De las interacciones de ventas en Wallapop, buenas y malas, podemos aplicarnos consejos para nuestra propia actividad comercial. Si para colocar ese patinete que ya le va pequeño a tu criatura hemos tenido que sortear caraduras, revendedores, gente que no aparece hasta que por fin se lo lleva esa chica tan maja nos pilla de sorpresa, quizá no hayamos prestado atención al día a día de nuestras ventas.

ventas en wallapop

1. Cuidar el perfil

Para vender en Wallapop, Vibbo o cualquier plataforma es fundamental ofrecer confianza. Interactuamos mejor si sabemos que hay una persona real detrás de esa foto de palmeras. En realidad es lo mismo con un comercial. Cualquier vendedor debería cuidar al detalle su propia marca personal. Porque si nuestra empresa tiene su identidad definida, nosotros también debemos tenerla.

2. Estudiar a la competencia

¿Quién no ha hecho una búsqueda antes de poner el precio? Este es uno de los datos de gestión comercial más básicos… y sin embargo, no monitorizamos a la competencia como deberíamos. Investigar a la competencia es investigar nuestro mercado. Una simple etiqueta en nuestro programa de gestión comercial online nos permitiría incluirla en la base de datos. Las alarmas nos recordarán que es un buen día para repasar sus campañas.

¿Quieres empezar ahora?

Prueba nuestro CRM y empieza a organizar tu productividad

 

3. Cuidar el producto

¿Quién no le daría un buen repaso de limpieza a la panificadora antes de venderla? Pues ocurre lo mismo con nuestra gestión de producto. ¿Presentamos correctamente sus ventajas? ¿Hemos segmentado a los clientes? ¿Dejamos claro nuestro servicio posventa? Y sobre todo, ¿sabemos si estamos vendiendo el producto que necesitan nuestros clientes? Quizá la pregunta más difícil, la que requiere que estudiemos mejor nuestros datos.

4… y cuidar la imagen

Que no es exactamente lo mismo que cuidar el producto. A nadie se le ocurre ilustrar su catálogo con fotos borrosas… salvo a algunas “estrellas” de la astracanada wallapopera. La imagen de nuestro producto o servicio está relacionada íntimamente con la marca personal y la comunicación. Por ejemplo, todo lo que rodea al packaging y presentación. Si no cuidamos la estética del catálogo, sea como sea la forma de presentación, el cliente no tiene por qué confiar en nosotros. ¿O pretendemos que crea que es “mucho mejor en persona”?

5. Preparar un argumentario

Necesitamos un speech de ventas. Es más, probablemente ya lo tenemos pero no lo explotamos correctamente. En este sentido se nota mucho que las ventas en Wallapop no difieren de las ventas en general. Debemos tener claro qué vendemos, cómo lo vendemos y cuáles son sus ventajas. ¿Aceptamos intercambios? ¿podemos quedar en un punto intermedio que nos beneficie a ambas? Si esas condiciones están claras desde el principio, venderemos mucho más a gusto… y en la vida real también.

6. Vender valor

“Una vendedora bien maja, me invitó a un café”, “Acogedora y amable. Me dio unos consejos para moverme por el barrio. Repetiré seguro”. Estos son ejemplos reales de ventas en Wallapop. Personas que probablemente no sean vendedoras profesionales, pero que hicieron un pequeño esfuerzo porque sus compradoras se sintieran a gusto. Ni más ni menos que esto es vender por valor.

7. El precio es importante

Además de haber surfeado a la competencia, debemos tener en cuenta varias cosas. Si nos compensa más tener ese trasto en casa o darle una salida rápida, por ejemplo. Este es un clásico de las ventas en Wallapop y otras plataformas. Y es también un dato de gestión comercial básico, el coste de stock. Definir nuestros precios es una tarea diaria que implica a todo el equipo de ventas.

 

¿Quieres tener una actividad comercial eficaz?
Prueba nuestra herramienta:
Share This