Ahora en cursos y formaciones se menciona mucho el talento. Atraer el talento en la empresa, retener el talento de nuestros equipos comerciales… El talento siempre ha existido. La diferencia es que últimamente las empresas ven el talento como un activo. Como una fuente de ingresos. Captar a los mejores profesionales para que quieran trabajar con nosotros es, probablemente, la única manera de crecer como negocio.

atraer talento en la empresa

¿Qué entendemos por “atraer talento en la empresa”?

¿Qué significa “talento”? Probablemente cada uno de nosotros tiene una idea distinta de lo que es talento. Igualmente, para atraer talento en la empresa tenemos que tener clara esta idea. No podemos saber a quién queremos atraer si no sabemos qué queremos.

La experta Pilar Jericó define así al profesional con talento: un profesional comprometido que pone en práctica sus capacidades para obtener resultados superiores en un entorno y organización determinados. Aunque parezca una definición vaga, demuestra que cada organización precisa talentos diferentes.

Las claves secretas para atraer talento en la empresa

¿Existe una clave definitiva para atraer talento a nuestro negocio? Por supuesto que sí. Se trata de prácticas tan desconocidas y misteriosas como estas. Hay algunas más, que iremos desgranando.

Generar buenas expectativas en los trabajadores. Tanto en los candidatos que vamos a entrevistar como en los que ya forman parte de nuestro equipo. Esto ha de hacerse antes de la selección de personal. ¿Hablamos en nuestra web de las ventajas de trabajar en nuestra empresa? Carrera, formación, planes de conciliación… ¿Qué cosas nos hacen únicos y deseables?

Buen ambiente de trabajo. ¿En serio? ¡Cómo no se nos había ocurrido! Pues perdón por la ironía, pero hay todo un sector del coaching dedicado a formar a empresarios y gerentes a organizar ambientes saludables de trabajo. Pensemos en nuestros comerciales y la presión que supone cumplir objetivos.

En un empleo, cuenta Arancha de nuestro equipo, trabajé en un archivo documental contaminado de ácaros. Debíamos comprar mascarillas en la farmacia y tener cremas de manos siempre cerca. Esto es un caso exagerado, pero pensemos quién da lo mejor de sí en un ambiente poco saludable. Atraer talento en la empresa es hacer que los mejores profesionales lleguen… y que no se quieran ir.

Propuestas de valor a los empleados. Atraer el talento en la empresa tiene que venir acompañado de un programa de incentivos realista y consensuado. Planes de formación continua. Planes personalizados de carrera. Todo esto implica una fuerte inversión de tiempo y recursos por parte de la gerencia. Pensar en las propias debilidades como negocio es difícil, pero nos resultará más duro ir perdiendo profesionales con talento si no lo hacemos.

Talento y liderazgo

Atraer talento en la empresa, y por supuesto retenerlo, implica cuestionar nuestro liderazgo comercial. Un líder no se conforma con mandar. Un buen líder dirige y acompaña a su equipo. De ahí que nunca recomendemos nuestro programa de gestión comercial online para “controlar a los comerciales“. Un buen líder no controla, sino que abre camino. Si necesitas un CRM para controlar a tus trabajadores, es que algo estás haciendo mal.

Abundan, por otra parte, los jefes de equipo adictos al trabajo que creen que dar ejemplo es cubrir objetivos imposibles, jornadas leoninas… Si yo puedo estar aquí 14 horas, ellos también pueden. Eso tampoco es un ejemplo de liderazgo. Las dos claves del liderazgo empresarial son la flexibilidad y la confianza. Generar objetivos imposibles no es estimulante. No atrae el talento a nuestra empresa. Probablemente tenga el efecto contrario..

¿Y qué pasa con los sueldos?

También es frecuente escuchar que para atraer talento en la empresa es irrelevante el rango de sueldos. Ofrecer salarios y comisiones competitivas es fundamental para atraer y retener talento. Es cierto que un sueldo muy alto no significa nada por sí mismo. ¿Nos quedaríamos en una empresa por un sueldo de siete cifras con horario 24/7, un jefe-ogro, vigilancia continuada y ambiente insalubre? La mayoría de nosotros no.

Al mismo tiempo, un buen ambiente, buenas relaciones, un jefe adorable y un mal salario tampoco equilibran la balanza. Trabajamos para poder vivir. Si la empresa nos ofrece un sueldo competitivo, con posibilidades de revisión y promoción realistas, querremos quedarnos. El futbolín de esas start-ups nos hará gracia durante unos meses… pero no nos ayudará a pagar los recibos ni a irnos de vacaciones.

El dato-consejo

Atraer y retener talento depende de cuánto conocemos nuestra empresa. En lugar de pasar horas revisando si los comerciales o las empleadas cumplen los números, quizá deberíamos revisar los objetivos que les ponemos; si tienen tiempo para relajarse durante el día; o si les ofrecemos alimentación saludable. Nuestros trabajadores son nuestros primeros clientes y prescriptores: ¿tenemos una base de datos de nuestros empleados con sus expectativas y necesidades?

Comprueba como nuestra herramienta puede mejorar tu gestión comercial
Share This