A menudo asociamos la prevención de riesgos laborales con el sector industrial: construcción, manufacturas… Pero también necesitamos una buena prevención de riesgos laborales en ventas. A las horas en la carretera se añaden las mismas horas de pie de las vendedores de tienda, la maquinaria de nuestra logística, o los problemas de ansiedad que puede acarrear la presión comercial excesiva.

Prevención de riesgos laborales en ventas

Prevención de riesgos laborales en ventas

Para establecer una política óptima de prevención de riesgos laborales en nuestros equipos de ventas debemos diferenciar entre los riesgos de los comerciales y los riesgos de los vendedores de tienda o dependientes. Algunos coinciden al 100%, otros no.

Por ejemplo, el riesgo de sufrir atracos es mayor entre los dependientes de comercio pequeño y mediano, según datos de IMF Business School. Además de la peligrosidad inherente, tiene un efecto directo sobre la ansiedad. Otros riesgos laborales de las dependientas contemplan golpes, caídas… Un riesgo fundamental afecta a la ergonomía e higiene postural. Si además gestionan almacén, necesitarán equipos de protección adecuada.

Riesgos para el agente comercial

La gestión comercial tiene dos facetas: la “vida de oficina” por un lado y las visitas a clientes por otro. La prevención de riesgos laborales en la fuerza de ventas suma la salud laboral en oficinas con cuestiones específicas. Nuestros comerciales deben ajustar su horario al del cliente, lo que supone menos horas de descanso. La presión comercial, como decíamos, puede afectar gravemente a su salud. Y si los dependientes se exponen a atracos, los agentes comerciales lo hacen al tráfico y sus muchos accidentes.

Prevención de riegos laborales… y datos de gestión comercial

Esta vez no vamos a decir que la clave está en los datos… pero los datos, también aquí, valen. Implantar una buena política de prevención de riesgos es una gran responsabilidad que debe ponerse en manos de profesionales especializados. Sin embargo, una buena gestión de datos comerciales nos ayuda a prevenir esos riesgos relacionados con la sobrecarga de trabajo y la presión.

  • Planificación individual de las visitas. Para cada comercial, supone la diferencia entre ir con la lengua fuera o respirando. Zona geográfica, una promoción concreta, visitas de seguimiento… Podemos agrupar varios clientes para optimizar nuestras rutas y nuestro tiempo.

 

  • Planificación en equipo. Un líder de equipo comercial necesita prevenir riesgos. También los riesgos para la salud. Calcular el volumen de clientes, tiempo de seguimiento, o dar un margen para permutas en casos de baja o vacaciones es sencillo si se gestionan bien los datos. Tiene un beneficio añadido: la sensación de seguridad y amparo ayudará a bajar la ansiedad de nuestra gente.

Otros aspectos de la prevención de riesgos laborales en ventas no dependen directamente de los datos, pero son igual de necesarios:

  1. Formación. La formación en riesgos laborales es tan importante en ventas como cualquier otra. Seguridad vial, ergonomía, incluso nutrición saludable cubren buena parte de las muchas horas de trabajo de cualquier comercial. Aunque suene a humo, los cursos de mindfulness, relajación y gestión de las emociones también son más que necesarios en nuestra profesión. Tanto para fuera (los clientes) como para dentro.
  2. Equipamiento. Quizá podríamos jubilar esas sillas que compramos de oferta en el super. Mari Cruz de Contabilidad lo necesita.
  3. Incentivos. ¿Por qué no? Unas horas extra de descanso, una sesión de masaje o gimnasio… Incluso agua y fruta a disposición del equipo puede influir en su salud física y mental.
Comprueba como nuestra herramienta puede mejorar tu gestión
Share This