Entre nuestros clientes se encuentran varias empresas dedicadas a la construcción, obra civil y reformas. Parece que un CRM para la construcción no pega con la idea del «pico y pala»… Pero si piensas eso, quizá no conoces el mundo de la construcción. El CRM es una herramienta tan útil como un nivel o un casco. También a pie de tajo.

CRM para la construccion
Trabajadores del Rockefeller Center, 1932. Roger Ebbets. (C) AP

CRM para la construcción

Estamos de acuerdo en que un CRM nos ayuda a fortalecer nuestras ventas. Con todo lo que esta simple frase conlleva: prospección, gestión de los tiempos, control de agenda y carga de trabajo… También el embudo de ventas y la monitorización de nuestro negocio.

En el caso de un CRM para construcción, obras y reformas, también es necesario integrar todos los departamentos. El CRM online nos permite conectar el equipo de obra con el de oficina. Esta sería su primera ventaja estratégica, pero hay más.

¿Quieres empezar ahora?

Prueba nuestro CRM y empieza a organizar tu productividad

 

Clientes

Un CRM para la construcción nos permite agrupar los datos de la empresa por clientes. Sabemos qué proyectos nos ha encargado cada cliente y guardamos un histórico. En cada ficha de cliente tenemos acceso a los contactos, visitas y presupuestos. Así que podemos hacer una previsión de precios por cliente y un análisis de ventas con facilidad.

Con un CRM online personalizado podemos incluso dar acceso a nuestro cliente al reporte diario de progresos. De esta manera el cliente no tiene que «perseguir» al jefe de obra. Mejoramos así la relación con el cliente y también nuestra marca.

Proyectos de obra

El CRM en el sector de obra civil nos permite hacer un seguimiento detallado de cada proyecto. Tanto de las actividades que llevamos a cabo como de los proveedores y logística. Y muy importante, podemos subir los documentos, permisos, tasas… Todo en el mismo programa y disponible en cualquier lugar.

Precios y costes

Un programa de gestión de proyectos de obra civil debe tener en cuenta los costes. Con un CRM online podemos registrar en tiempo real tanto las facturas como lo partes de trabajo. Así cualquier desvío del presupuesto lo tendremos en cuenta en el mismo instante. Además, el CRM para la construcción nos permite agrupar agenda, presupuestos, albaranes y facturas.

¿Qué ventajas supone esto? Que todos los costes reales están en el mismo programa, y ajustarlos es más sencillo. También más preciso. De nuevo ganamos tiempo, ganamos en transparencia y en eficacia. Y nuestros clientes confían más en nosotros.

Maquinaria y mano de obra

Un CRM para construcción, obras y reformas integra también nuestros recursos. Si tenemos fichas de nuestro equipo con sus proyectos, así como de la maquinaria, ganamos en previsión. Sabemos cuándo tenemos que alquilar y cuándo tenemos que contratar.

Esto se traduce, casi al momento, en dinero que ahorramos. Para el cliente es un valor añadido de nuestra empresa sobre la competencia. Como se ve, gestionar obras es muy parecido a gestionar ventas B2B o venta de pisos. El CRM es una herramienta de gestión, válido para cualquier negocio.

¿Quieres empezar ahora?

Prueba nuestro CRM y empieza a organizar tu productividad

 

 

Gestión integral de negocio

El experto y consultor de ventas Santos Garrido escribe: nunca un tipo de venta te exigirá tanta organización como la de materiales, productos y servicios para construcción.

¡Que se lo digan a cualquier jefe de obra! Decimos «jefe de obra» porque es obvio que una comercial de obra civil y construcción usará CRM… Pero el CRM para la construcción es útil también para jefes de obra, albañilería… Todos ellos están generando información día a día, ladrillo a ladrillo.

Prospectos, tiempos, presupuestos, reclamaciones… Si no tenemos ordenada toda la información que genera un proyecto, las obras nos salen muy caras. Y ninguna empresa está aquí para perder dinero. Es obvio que la gestión de obras se puede hacer con Excel u otra hoja de cálculo. De hecho, en Trebede.com exportamos gratuitamente las hojas de cáculo de nuestros usuarios al CRM. Para que solo tengan que empezar a trabajar, y no tengan que perder tiempo en «trasvasar» datos.

Con la cantidad de visitas, viajes e imponderables del día a día, algunos profesionales pueden tener reticencias a «perder» tiempo cambiando a CRM. El consejo: el CRM no es una caladora… o sí. Igual que buscamos comerciales de maquinaria que nos ayuden con la compra y el aprendizaje, busquemos un CRM con un equipo humano detrás. Que nos acompañe y facilite el proceso para que nuestra gente solo tenga que ocuparse de una cosa: la obra.

¿Quieres ganar en control y tranquilidad?
Prueba nuestra herramienta: